Citas y Reseñas, Reseñas

Citas y Reseñas

Reseña II 

Efecto retorno sobre la psicosis ordinaria

Jacques-Alain Miller*

La psicosis ordinaria es una categoría, una creación extraída de lo que nosotros llamamos “la última enseñanza de Lacan”. Miller reflexiona sobre la razón por la cual había sentido en su momento la necesidad, la urgencia y la utilidad de inventar este sintagma señalando que se trataba de esquivar la rigidez de una clínica binaria, neurosis o psicosis.

A su vez, señala que ciertos casos tenían el aspecto de estar entre los dos binarios. Esta frontera terminó por ensancharse, a lo largo del tiempo, en el control y en la práctica. La psicosis ordinaria era una forma de introducir el tercero excluido por la construcción binaria, uniéndose al mismo tiempo a la posición del lado de la psicosis. Se trata más de una categoría epistémica que objetiva. Una psicosis difícil de reconocer pero que se deduce de pequeños índices variados.

Deben entonces ponerse a la búsqueda de pequeños índices. Es una clínica muy delicada. A menudo es una cuestión de intensidad. Eso nos orienta hacia lo que Lacan llamaba “un desorden en la juntura más íntima del sentimiento de la vida en el sujeto”. Y bien, eso es lo que buscamos en la psicosis ordinaria. El desorden se sitúa en la manera en que sienten el mundo que los rodea, en la manera en la que sienten su cuerpo y en la manera de referirse a sus propias ideas. Un desorden en relación a una triple externalidad: una externalidad social, una externalidad corporal y una externalidad subjetiva.

Esto introduce un cambio de estatuto para el Nombre del Padre. En los textos clásicos de Lacan, se utiliza el Nombre del Padre en tanto que nombre propio. No obstante, siguiendo la idea de un orden simbólico delirante, podemos decir que el Nombre del Padre no es más un nombre propio, sino un predicado definido en la lógica simbólica. Esta generalización de la psicosis significa que no hay un verdadero Nombre del Padre. No existe. Es siempre un elemento específico entre otros que, para un sujeto específico, funciona como un Nombre del Padre. Este elemento es el principio que ordena su mundo. El paso siguiente es el de comprender que ciertas psicosis no van hacia un desencadenamiento: psicosis con un desorden en la juntura más íntima que evolucionan sin ruido, sin explosión, pero con un agujero, una desviación o una desconexión que se perpetúa.

Cosme Sánchez

* Conferencia pronunciada en el seminario  anglófono “Psicosis ordinaria” realizado en París en julio de 2008 y publicada en la revista Quarto 94-95,enero 2009, en Bruselas (ECF) y en Freudiana Nº58 en abril de 2010.

 

 

Citas y Reseñas, Reseñas

Citas y Reseñas

Reseña I

LA PSICOSIS ORDINARIA A LA LUZ DE LA TEORÍA LACANIANA DEL DISCURSO, de Marie-Hélène Brousse. Freudiana 76. p.p 99-112, Barcelona, enero-abril 2016.

En la enseñanza del último Lacan ya se anticipaba un cambio de época en la clínica de los síntomas. Con el cambio del discurso del amo a lo largo de la historia, el lazo social cambia y con él -lógicamente- cambia también el mundo que nos habla y del que hablamos. Esto se ve claro en cómo se ha desarrollado -por ejemplo- la “clínica de las adicciones” en el discurso del amo en las últimas décadas… ¿Cuál es entonces el contexto social y político en el que debemos situar la psicosis ordinaria? Es la psicosis de la época del Otro que no existe. Es el paso del padre de la tradición, de la excepción, del Nombre…a la época del número, de la cifra, de la ciencia, de la estadística. Aquí el S1 no es ya tanto un significante sino un porcentaje y el orden social no se funda sobre el padre que nombra sino sobre la campana de Gauss en la que la mediana es la normalidad. El comportamiento ordinario sería entonces un comportamiento supersocial. Sobre esta afirmación se pregunta la autora: ¿cómo pensar las neurosis en la época del “Todo el mundo delira” del último Lacan? ¿Delira todo el mundo excepto la psicosis ordinaria? Este cambió de época queda también contextualizado en el artículo con en el paso de lo Uno a lo múltiple, a la diversidad de los modos de goce y Marie-Helene Brousee desarrolla la cuestión de cuál sería la lógica de la excepción en un momento de la civilización en que el imperativo a ocupar una función cualquiera (ser nominado primer ministro o responsable por ejemplo) cumple la función que antiguamente tenía el Nombre del padre.

Iñigo Martínez

 

Citas y Reseñas, Reseñas

Citas y Reseñas

Citas II

“La psicosis ordinaria no tiene una definición rígida. Todo el mundo es bienvenido para dar su impresión y su definición de la psicosis ordinaria. Yo no inventé un concepto, inventé una palabra, una expresión, un significante, dando un esbozo de definición para atraer los diferentes reflejos de sentidos alrededor de ese significante. Hice la apuesta de que ese significante podía provocar un eco en el clínico. No di un saber hacer sobre la utilización de ese significante. Quería que tomara amplitud y ver hasta donde podía llegar esta expresión. Estaba inspirado en lo que Lacan había hecho con el pase.”

 

Miller, Jacques Alain. Efecto retorno sobre la psicosis ordinaria. El Caldero de la Escuela 14, p.p 12-30, Buenos Aires, noviembre 2010. ( cita pag 13-14)

 

Reseñas

Citas y Reseñas

Cita I

“En un momento, en Angers, empezamos nuestras sorpresas. El segundo tiempo -en Arcachon- elegimos como tema Casos raros. Y hoy nos encontramos en el tercer tiempo, en la Convención. Lo que habíamos abordado desde el ámbito de los casos raros lo abordamos ahora desde el ángulo de casos frecuentes. Pasamos de la sorpresa a la rareza, y de la rareza a lo frecuente. Anoche me preguntaba como se llamará el libro que resulte de esta jornada. No pondremos neo-desencadenamiento, neo-conversión, neo-transferencia -que eran los tres temas que allí se abordaron-. ¿Pondremos Las neo-psicosis? ¿Tenemos realmente ganas de unir nuestra elaboración con la neo-psicosis? No me gusta en absoluto la neo-psicosis. Y me dije: finalmente hablamos de psicosis ordinaria. En la historia del psicoanálisis hubo un interés muy natural por las psicosis extraordinarias, por gente que realmente lograba un éxito resonante. ¿Hace cuánto Schreber está para nosotros en cartel? Mientras que aquí tenemos psicóticos más modestos, que reservan sorpresas, pero que pueden fundirse en una suerte de media: la psicosis compensada, la psicosis suplementada, la psicosis no desencadenada, la psicosis medicada, la psicosis en terapia, la psicosis en análisis, la psicosis que evoluciona, la psicosis sinthomatizada- si me permiten.”

 

Miller, J-A. y otros, La psicosis ordinaria, ICBA-Paidós, Buenos Aires, 2003, pp.200, 201