Cita 12

“Los enfermos suelen mantener en secreto sus representaciones obsesivas toda vez que son conscientes de su origen sexual. Y cuando se quejan de ellas, las más de las veces expresan su asombro por sucumbir al afecto en cuestión, por angustiarse, tener determinados impulsos, etc. Al médico experto, en cambio, ese afecto le aparece justificado e inteligible; para él lo llamativo es sólo el enlace de ese afecto con una representación que no es digna de él. En otras palabras, el afecto de la representación obsesiva le aparece como dislocado [dislozieren], trasportado {transponieren} y en caso de haber aceptado las puntualizaciones aquí consignadas, el médico puede ensayar la retraducción a lo sexual en una serie de casos de representación obsesiva.”

Freud, S. (1894). Las neuropsicosis de defensa (Ensayo de una teoría psicológica de la histeria adquirida, de muchas fobias y representaciones obsesivas, y de ciertas psicosis alucinatorias) Obras Completas. Vol.III. Buenos Aires: Amorrortu Editores. P.55.

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: